La técnica del lipolaser para la eliminación de grasa se basa en la utilización de luz laser bajo la piel. Se trata de un procedimiento bastante seguro para perder peso y volumen corporal. Este y otros tratamientos similares, basados en la liposucción, están indicados para quienes no tienen tiempo o, simplemente, no alcanzan los resultados deseados mediante la realización de ejercicio físico o el seguimiento de dietas.

Lipolaser

El tratamiento se extiende durante un número determinado de sesiones a lo largo de varias semanas y es una de las técnicas más seguras y con menos riesgos para la salud. Veamos algunas ideas fundamentales de este tipo de tratamiento:

¿En qué consiste la técnica de lipolaser?

Esta técnica suele tener una duración no superior a las 2 horas para los casos que más intervención requieren, y se realiza en una sala ambulatoria. Además, al realizarse con pequeñas incisiones para introducir el laser bajo la piel, se empleará anestesia local, no requiriendo por tanto de hospitalización.

La técnica paso a paso

En el caso de decidirnos a ir a la clínica, éste es un resumen del procedimiento que seguiríamos durante el tratamiento, paso a paso:

  1. Estudio previo de evaluación física y psicológica del paciente.
  2. Marcaje sobre la piel de las zonas a tratar, para seguir los pasos indicados abajo sobre cada una de las zonas.
  3. Infiltración anestésica y apertura de pequeña incisión en la piel.
  4. Licuación de la grasa con cánula laser.
  5. Lipoaspiración convencional: La grasa, ya licuada, se retira.
  6. Retracción de la piel mediante laser: Al extraer la grasa, se aplica el laser de nuevo con una modificación en la longitud de onda para aportar firmeza.

 

La principal ventaja de utilizar lipolaser es que es una técnica no invasiva e infinitamente menos agresiva que la liposucción convencional. El secreto está en que, mientras la segunda es una técnica basada directamente en retirar las células lipídicas, el lipolaser actúa sobre las células sin destruirlas. En definitiva, es una técnica menos arriesgada, menos costosa y sin sufrimiento.

El lipolaser utilizar un laser frío que solamente se adentra unos pocos milímetros en la piel, actuando directamente sobre las células grasas subcutáneas. Literalmente, perfora los adipocitos (células grasas) para vaciar su contenido. Se estima que, durante este proceso, unas 500 calorías son liberadas en el organismo desde cada área tratada.

Además, al trabajar con diferentes longitudes de onda (924/975 nm), se produce la liberación del contenido graso de las células con 924 nm, para posteriormente estimular la firmeza de las células cutáneas con 975 nm, reduciéndose así la posibilidad de flaccidez en la piel.

La tecnología lipolaser está basada en la utilización de dispositivos de diodos laser y no se debe confundir con el uso de LEDs, que no tiene ningún fundamento físico. Su principal característica es que su aplicación sobre zonas concretas del cuerpo produce un incremento natural de los procesos metabólicos a nivel celular.

Mediante esta “aceleración” de procesos naturales, las células liberan su contenido en grasa de forma más rápida y se consigue una reducción efectiva de centímetros. Al liberarse el contenido de lípidos de las células tratadas al organismo, éstos pasan al sistema linfático convertidos en triglicéridos y de aquí, de vuelta al torrente sanguíneo para terminar en el hígado, donde son procesadas.

Una vez terminada la sesión, que suele durar de media unos 30 minutos, no es necesario mantener un tiempo de reposo ni hospitalización. Los pacientes pueden salir por su propio pie de la clínica sin ningún tipo de dolor.

Hay que destacar que, una vez liberada en el organismo, se debe ayudar a la grasa a seguir el camino de salida del cuerpo mediante ciertos hábitos que explicaremos, para evitar que ésta se reacomode en otra zona. Digamos que la reducción de grasa la haremos con la sesión de lipolaser, y del mantenimiento nos encargaremos nosotros mediante un plan de alimentación y, en algunos casos, ejercicios cardiovasculares, que nos prescribirá el médico. Es importante darnos cuenta de que, tras una sesión de lipolaser, es crucial seguir las instrucciones médicas de alimentación o ejercicio físico para eliminar lo antes posible del organismo la grasa que ha sido liberada.

Zonas más comunes de aplicación

Esta técnica se puede aplicar en numerosas zonas del cuerpo, incluyendo las áreas más comunes de acumulación de grasa:

  • Bajo y medio abdomen
  • Cintura
  • Cadera
  • Espalda
  • Brazos y antebrazos
  • Glúteos
  • Cara interna y externa de muslos

Resultados del tratamiento

Los resultados se hacen notar desde el primer tratamiento. La media de volumen reducido es de unos 40 cm en las primeras 10 sesiones de lipolaser. Sin embargo, las sesiones no se pueden realizar todas en pocos días, sino que hay que espaciarlas como mínimo semanalmente.

Los mejores resultados se han constatado en pacientes que, tras el tratamiento, han cambiado sus hábitos alimenticios. Llevar una dieta saludable después de la aplicación del lipolaser y hacer un poco de ejercicio físico es lo más recomendable para no ganar en poco tiempo lo que hemos perdido con las sesiones de lipolaser.

Lipolaser resultados

Comparativa-resumen con otros tratamientos de liposucción

De todas las técnicas de liposucción que existen, la liposucción laser es una de las que menos riesgo e invasividad conllevan:

Técnica

Invasividad

Riesgo

Liposucción seca

Alta

Alto

Liposucción húmeda

Alta

Alto

Técnica súper húmeda

Alta

Alto

Técnica tumescente

Media

Medio

Técnica ultrasónica

Media

Alto

Técnica ultrasónica

Media

Alto

Liposelección

Media

Bajo

Lipolaser

Baja

Bajo

(También podéis leer una explicación algo más detallada de cada una de ellas en el artículo sobre las 10 Mejores Técnicas de Liposucción)

Efectos secundarios del lipolaser y pacientes no indicados

Los efectos secundarios de esta técnica son escasos. Aunque se han dado casos de ligeros daños en nervios, esto es muy poco probable. En algunos casos, también se ha advertido una ligera pigmentación de la piel en zonas donde ha sido aplicado.

De igual forma, no todo el mundo puede utilizar este tratamiento. Hay pacientes para los que, por diversos motivos, no está indicado:

  • Menores de 18 años
  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Pacientes con diabetes severa.
  • Pacientes con anorexia o bulimia.

¿Soy yo una persona indicada para hacerme una lipolaser?

Al recurrir a estas técnicas estéticas, es de esperar una mejora significativa de nuestro aspecto físico, lo que, a su vez, influirá indirectamente en nuestra autoestima. Como hemos destacado, este tratamiento se centrará en los depósitos de grasa localizada que no ha sido posible eliminar mediante el seguimiento de una correcta alimentación y la realización de ejercicio físico.

También es importante tener muy claro que no debemos tener unas expectativas exageradas que nos conduzcan a una decepción posterior. Dicho esto, y una vez hayamos madurado suficientemente nuestra decisión, es importante tener claro cuáles son los principales requisitos que debemos cumplir para realizarnos el tratamiento:

  • Tener buena salud en general y no tener problemas de importancia que pudiesen interferir.
  • No padecer obesidad. Al ser un tratamiento para áreas localizadas, no está aconsejado para su uso generalizado por todo el cuerpo.
  • No haber sufrido tratamientos quirúrgicos en la zona a tratar en, al menos, medio año.
  • Aunque, concretamente, para la técnica de lipolaser no es tan crítico este aspecto, el que nuestra piel tenga una buena elasticidad siempre ayudará a  evitar que quede fláccida tras la intervención.

Otras opciones de estética poco invasivas

Si te lo estás pensando, tu problema es muy leve, o prefieres conocer otras opciones que conlleven la mínima intervención, puedes probar por ejemplo la cavitacion en casa o ver estas otras opciones de liposuccion sin cirugia.

Opiniones y experiencias con lipolaser

¿Has tenido alguna experiencia con esta técnica? ¿Qué tal han sido sus resultados? ¡Comparte tu comentario!